Multiculturalismo y derechos – C. de Yturbe

Yturbe, Corina de. Multiculturalismo y derechos Referencia: Yturbe, Corina de. Multiculturalismo y derechos. 1o ed. Ensayos 4. Mexico D.F.: Instituto Federal Electoral, 1998.

Descargar PDF

PRESENTACIÓN

En el presente ensayo Corina de Yturbe aborda el tema del multiculturalismo como hilo conductor del debate que actualmente se desarrolla respecto de las modificaciones requeridas por la teoría política liberal para responder a las actuales relaciones entre los grupos sociales reconocidos como "culturalmente heterogé­neos", relaciones que la autora identifica como de creciente complejidad. Para ella, las sociedades con­temporáneas se asumen a sí mismas como multicul­turales; de hecho, durante las últimas décadas, los procesos de convivencia y reestructuración de los di­versos grupos con identidades culturales diferentes frente a los Estados nacionales han puesto en duda la capacidad del liberalismo de organizar las diferen­cias. El eje de este trabajo es, pues, revisar los postulados del liberalismo y la multiculturalidad a fin de reflexionar, a la luz de los movimientos emergentes en México a favor de los derechos indígenas, sobre la manera de conciliar estas dos posturas para permi­tir el pleno desarrollo individual y colectivo de las minorías.

El texto examina los puntos clave de la discusión sobre multiculturalismo y derechos, en el siguiente orden:

• El liberalismo.

• La idea de los derechos fundamentales como punta de lanza de la tradición liberal; la libertad y la igualdad como valores reguladores.

• Algunas de las críticas que hacen los teóricos del comunitarismo a la teoría liberal contemporánea.

• El multiculturalismo.

• A partir del reconocimiento del pluralismo cul­tural, se exponen las problemáticas de los llama­dos derechos culturales (que la autora identifica con los colectivos) de los grupos sociales mino­ritarios, para luego particularizar en la discusión de los derechos indígenas.

En la primera parte del ensayo la doctora De Yturbe hace una revisión histórica del liberalismo como ideo­logía y doctrina articulada para una visión del mundo en los planos teórico, jurídico y ético-político. Sin em­bargo, al no ser inmutable, las posiciones políticas al respecto son diversas. Las instituciones liberales se convierten en el contenedor de los límites jurídicos del Estado moderno y, para la autora, "uno de los signi­ficados fundamentales del liberalismo consiste, pues, y a partir de la convicción de que el hombre es libre, en el rechazo de todo aquello mediante lo cual una auto­ridad exterior, cualquiera que sea su origen o su finali­dad, pretenda paralizar o impedir las determinaciones individuales".

Las diversas manifestaciones jurídicas de la liber­tad del individuo conforman los derechos fundamenta­les del liberalismo: libertad e igualdad, dos conceptos que se van desglosando en su sentido político y que llevan al lector al planteamiento —en la segunda parte del ensayo— de la relación entre liberalismo y comunitarismo, entendiendo este último como la po­lítica del reconocimiento, cuyo resurgimiento teórico aparece en las últimas décadas en el ámbito de la fi­losofía política de las naciones anglosajonas, princi­palmente.

Los comunitaristas, como los llama la autora, pro­ponen superar el modelo político del liberalismo al desconcentrar la noción individualista de la identi­dad; pretenden también superar la ambigüedad de lo que se considera como el bien común, que no pun­tualiza las prioridades sociales de las minorías. La teoría comunitarista tuvo un momento importante durante la década de los ochenta, cuando los cam­bios sociales y las reformas políticas democratizado- ras desencadenaron cambios en diferentes naciones del mundo y se agudizaron los fundamentalismos y na­cionalismos, que reclamaban el derecho a la diferen­cia, incluso la basada en el sexo, la raza o la religión.

En la década de los ochenta y aun en los noventa, el comunitarismo puso en la mesa del debate cuestio­nes ético-políticas que, según la doctora De Yturbe, han sido soslayadas por la teoría liberal. Sin embargo, esta corriente de pensamiento se ve limitada cuando plantea la relación directa de las personas en culturas particulares. En contraste con el liberalismo, la liber­tad subjetiva del comunitarismo garantizaría la posi­bilidad de la pluralidad.

Finalmente, examina la cuestión de los derechos indígenas y revisa el sentido comunitario de las sociedades indígenas, las cuales identifican a cada suje­to como individuo y como colectivo al mismo tiempo, en contraposición a las concepciones liberales. Apo­yándose en teóricos como Will Kymlicka, dirige la reflexión hacia la forma de reivindicar los derechos de las minorías. Enfoca el caso de México y, más es­pecíficamente, el de los grupos indígenas de Chiapas y los Acuerdos de San Andrés, a partir de un esfuerzo de conciliación entre los postulados comunitaristas y el enfoque liberal que sostienen las democracias con­temporáneas, que promulgan la defensa del indivi­duo y sus derechos.

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: