Archive | agosto 2012

La pachamama y el humano – Zaffaroni, E. R.

Referencia: Zaffaroni, Eugenio Raúl. «La Pachamama y el humano». En La naturaleza con derechos. De la filosofía a la política, 25–137. Quito, Ecuador: Ediciones Abya-Yala, 2011.

Ver texto completo en PDF

EXTRACTO:

(NOTA: En 2012, una versión de este artículo, con el mismo nombre, fue publicada como libro en Ediciones Colihue. Éste contiene además un Prólogo de Osvaldo Bayer y un Epílogo de Matías Bailone. El presente extracto, corresponde al Prólogo hecho por Bayer para esa edición)

“La Pachamama y el humano”. Qué título, qué duda. La pregunta fundamental. La vida. ¿Qué ha hecho el humano hasta ahora para responder? El humano no ha respondido adecuadamente aún sobre cómo ha venido tratando a la Pachamama. En lugar de lograr el equilibrio para llegar a una paz eterna, ha hecho todo lo contrario. Las guerras, la fabricación de armas, la expoliación y explotación de la naturaleza hasta el hartazgo, no han hecho más que promover un mundo de ricos, pobres, hambrientos, esclavos… de razas “superiores y civilizadas” y de “inferiores y salvajes”. Las religiones tampoco han logrado el equilibrio necesario ni el respeto a la vida, no sólo de los seres humanos sino de todo lo existente. Al contrario, elaboraron instituciones y categorías discriminadoras y crueles: inquisiciones, santos y pecadores, impíos y genuflexos, ricos y hambrientos…

¿Seguir así hasta el final? ¿O buscar a través de lo racional el equilibrio? En estas breves y profundas páginas, el autor se atreve a entrar sin disimulos en la raíz del mal. En el porqué de la violencia, en el ¿hasta cuándo vamos a seguir abusando de la Pachamama y creernos dueños y señores de todo? En el porqué de tanta muerte y desprecio por lo que nos rodea, que es desprecio por la vida propia.

El autor no busca atajos sino que va de frente en todos los temas que hacen a la vida. Sí, incluso se refiere al “maltratamiento de los animales”. Nada menos. Ellos que, como nosotros, son parte de la naturaleza.

Pasado y futuro del Estado de Derecho – L. Ferrajoli

Referencia: Ferrajoli, Luigi. «Pasado y futuro del Estado de derecho». Revista Internacional de Filosofía Política, no. 17 (2001): 31-45.

Ver texto completo en PDF

EXTRACTO

Con la expresión «estado de derecho» se entienden, habitualmente, en el uso corriente, dos cosas diferentes que es oportuno distinguir con rigor. En sentido lato, débil o formal, «estado de derecho» designa cualquier ordenamiento en el que los poderes públicos son conferidos por la ley y ejercitados en las formas y con los procedimientos legalmente establecidos. En este sentido, correspondiente al uso alemán del término Rechtsstaat, son estados de derecho todos los ordenamientos jurídicos modernos, incluso los más antiliberales, en los que los poderes públicos tienen una fuente y una forma legal.’ En un segundo sentido, fuerte o sustancial, «estado de derecho» designa, en cambio, sólo aquellos ordenamientos en los que los poderes públicos están, además, sujetos a la ley (y, por tanto, limitados o vinculados por ella), no sólo en lo relativo a las formas, sino también en los contenidos. En este significado más restringido, que es el predominante en el uso italiano, son estados de derecho aquellos ordenamientos en los que todos los poderes, incluido el legislativo, están vinculados al respeto de principios sustanciales, establecidos por las normas constitucionales, como la división de poderes y los derechos fundamentales.

Leer Más…

Las garantías constitucionales de los derechos fundamentales – Ferrajoli, L.

Referencia: Ferrajoli, Luigi. «Las garantías constitucionales de los derechos fundamentales». DOXA, Cuadernos de Filosofía del Derecho, no. 29 (2006): 15- 31.

Ver PDF

RESUMEN:

Una necesaria redefinición de la democracia, sobre la base de la redefinición de la soberanía popular, permite concluir que las garantías de los derechos fundamentales son garantías de la democracia. Ésta, por tanto, comprende cuatro dimensiones: las primeras dos “formales”, relacionadas con los derechos-poder de autonomía política y civil; las otras dos “sustanciales”, relaciona-das con los derechos de libertad y sociales. Las garantías constitucionales se vinculan con la rigidez de la Constitución y consisten en las obligaciones y las prohibiciones correspondientes a las expectativas positivas o negativas normativamente establecidas. Existen pues, de una parte, “garantías positivas” y “garantías negativas”. De otra parte, cabe distinguir entre “garantías primarias” (la suma de las anteriores) y “garantías secundarias” (de justiciabilidad, las cuales intervienen en caso de violaciones de la expectativa normativa y de sus garantías primarias).

El concepto de dignidad humana y la utopía realista de los derechos humanos – Habermas, J.

Referencia: Habermas, Jürgen. «El concepto de dignidad humana y la utopía realista de los derechos humanos». Dianoia: Anuario de Filosofía, n.o 64 (2010): 3–25.

Ver PDF

RESUMEN:

En este artículo Habermas defiende la tesis que sostiene que siempre ha existido una conexión interna entre la noción moral de dignidad humana y la concepción jurídica de los derechos humanos, aunque ésta sólo se haya manifestado de manera explícita en el pasado reciente. Contra posturas escépticas y estrategias deflacionarias, sostiene que el concepto de dignidad humana no es una expresión clasificatoria vacía, sino que, por el contrario, es la fuente de la que derivan todos los derechos básicos (en la experiencia concreta de violaciones a la dignidad humana), además de ser la clave para sustentar la indivisibilidad de todas las categorías (o generaciones) de los derechos humanos. A través de una reconstrucción histórica y conceptual de dos tradiciones diferentes, demuestra cómo la idea de la dignidad humana sirve como un “portal” a través del cual la sustancia igualitaria y universalista de la moral se traslada al derecho.

La criminología crítica y el concepto del delito – Hulsman, L.

Referencia: Hulsman, Louk. «La criminología crítica y el concepto del delito». En Prevención y teoría de la pena, 119–135. Santiago de Chile: Editorial Jurídica ConoSur Ltda., 1995.

Ver PDF

SUMARIO: I. El supuesto carácter excepcional de los hechos delictivos. Cuestionamiento del concepto corriente de delito. — II. La criminología crítica y el concepto de delito. Lo que se ha cuestionado y lo que no se ha cuestionado. — III. Qué significa el no cuestionamiento (y rechazo) del concepto de delito. — IV. Desarrollo de una visión anascópica. — V. Conclusión.

EXTRACTO:

“El hecho de que el sistema de justicia penal sea incontrolable no es, por supuesto, una característica exclusiva de ese sistema. Uno de los mayores problemas de nuestro tipo de sociedad es que, a través del aumento en el tamaño de las organizaciones, la división del trabajo, la profesionalización y la interdependencia de unidades más grandes, el individuo pierde su comprensión y su contacto con el medio que lo rodea y se enajena de él. Sin embargo, es un hecho evidente que este proceso se manifiesta con mayor claridad en el presente sistema de justicia penal, el cual es de suyo particularmente alarmante, ya que son productos de tal sistema la imposición del sufrimiento y la estigmatización.”